El fenómeno turístico

El turismo ha ido creciendo de forma desmesurada, tanto que se ha convertido en un fenómeno que impacta de forma tanto positiva como negativa y debe mantenerse controlado. De ello se encargan organizaciones internacionales y nacionales, que redactan una serie de códigos de conducta a seguir por la industria turística. Estos códigos no van dirigidos únicamente a los turistas, sino a tour-operadores, gestores, administraciones turísticas o asociaciones conservacionistas entre otros.

Mediante estas pautas pretenden lograr un equilibrio necesario entre la industria, el factor humano y el entorno para mitigar los impactos negativos que se puedan producir a nivel medioambiental, social y cultural.

Para analizar la situación actual y plantear un proyecto futuro, existen una serie de documentos que son la base sobre la que se sustenta el Turismo Sostenible:

  • Declaración Universal de los Derechos Humanos.
  • Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.
  • Convención sobre los Derechos del Niño.
  • Declaración sobre los efectos sociales del Turismo.
  • UNEP: Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.
  • UNESCO: Década Mundial de Desarrollo Cultural y Turismo Duradero.

En la Carta de la Naturaleza, aprobada por la ONU en 1980, ya se reflexiona sobre los recursos naturales en relación al crecimiento y desarrollo.

Años más tarde, Naciones Unidas convoca la Conferencia de Naciones Unidas para Medio Ambiente y Desarrollo que fue conocida como Cumbre de la Tierra o Cumbre de Río, marcando un hito en cuanto a reuniones internacionales se refiere. En esta Cumbre se aprobó la Agenda 21, el primer plan de acción para promover el desarrollo sostenible con un elevado nivel de consenso internacional. Su implantación se considera un factor esencial para la gestión sostenible de los espacios turísticos. Organizaciones como la OMT cooperan con la UNESCO y UNEP para implantar este programa en las diferentes áreas turísticas e integrarlo en la gestión del patrimonio cultural.

La Carta Mundial del Turismo Sostenible, realizada en 1995, plantea el siguiente objetivo: “El turismo tendría que contribuir al desarrollo sostenible, integrándose en el entorno natural, cultural y humano, debiendo respetar los frágiles equilibrios que caracterizan a muchos destinos turísticos, en particular las pequeñas islas y áreas ambientalmente sensibles. La actividad turística deberá prever una evolución aceptable respecto a su incidencia sobre los recursos naturales, la biodiversidad y la capacidad de asimilación de los impactos y residuos producidos.”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s